viernes, 27 de febrero de 2009

LA CONVERSIÓN


Hoy, como ayer, como cada día, hemos de escuchar la llamada e invitación de Jesús a la CONVERSIÓN, que es estar permanentemente en marcha. Es tarea de una vida.


Ser persona y ser cristiano, es vivir caminando como peregrinos a través del desierto y del oasis, de los caminos fáciles o escabrosos, de los valles y de las montañas. Es la gran lección del pueblo de Dios a través del desierto hacia la tierra prometida.


Nunca de acaba de crecer, de mejorar, de transformarse. Nunca se llega difinitivamente, durante los años de nuestra vida a la tierra prometida.


Nuestra vida es caminar hacia Dios, con un corazón libre, transparente, sin ataduras y guiados por la luz de su Espíritu.

2 comentarios:

Rita Yamileth dijo...

Me gusta tu blog esta muy original jejeje y como me ha gustado me voy a hcer uno jajaja

SOR ITZELA dijo...

GRACIAS!! ME ALEGRA QUE TE GUSTE...
DIOS TE BENDIGA.